# 609 Estar a Cargo

Una empresa estaba en una situación difícil, las ventas iban mal, los trabajadores estaban desanimados, y la situación financiera del negocio era crítica. Era preciso hacer algo para revertir este caos pero nadie parecía hacerse cargo.  
Un día, cuando la gente llegó a trabajar, encontraron en la portería un enorme cartel que decía: «Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de nuestra empresa. Usted está invitado a participar del velorio en el Salón Central».
Todos sintieron gran curiosidad por saber quien sería este personaje por lo que se dirigieron al Salón Central para conocerlo. A medida que las personas iban aproximándose al cajón, la excitación aumentaba. ¿Quién sería que había muerto? 
Uno a uno, se fueron aproximando al cajón, miraban al difunto y se quedaban pasmados, en absoluto silencio, como si estuviesen congelados.
Pues bien, seguramente no habrás imaginado lo que había en el fondo del cajón… 
PUES HABÍA… UN GRAN ESPEJO! 

Siempre digo en mis cursos que nosotros hemos sido educados para una realidad que dejó de existir y cuando lo hago no es para ponerme en una postura de víctima de nuestra educación, sino en una postura de estar a cargo de desaprender muchas enseñanzas que hoy ya no me sirven.
La pregunta que me hago entonces es ¿De qué manera hemos sido enseñados para estar a cargo de lo que ocurre?
Recuerdo una escena cuando era niña en que me llevé una pared por delante, y mientras corría y lloraba por mi chichón, mi mamá repetía: mala la pared, mala la pared y hasta recuerdo de que manera me enseñó a patear esa pared como devolviéndole por lo que me había hecho.

«Solo seremos felices
cuando cobremos conciencia de nuestro papel,
aunque nos corresponda
el mas oscuro.»

Tampoco puedo olvidar que como a mi gustaba investigar lo que había dentro de los juguetes, muchas veces los rompía y declaraba livianamente a mis padres: se rompió, sin que ellos me corrigieran y me dijeran:  No se rompió, lo rompiste. O cuando mis hijos tiraban la coca en el restaurante y llamábamos al mozo diciendo que la coca se volcó, como si por arte de magia ella decidiera zambullirse del vaso.
Entiendo por estas escenas que recuerdo que nuestra educación no nos enseñó la postura de responsabilidad, el tema es que si hoy no la aprendemos andaremos por la vida culpando a los demás por lo que nos pasa y sintiéndonos victimas de todos y de todo.

«Una persona feliz
no es una persona en determinadas circunstancias,
sino una persona con determinadas actitudes.»
Hugh Downs

Entonces ¿qué podemos hacer con esto?
Y considero que es exactamente ésta la pregunta que nos lleva a esta postura de estar a cargo de lo que nos pasa.
No es tan importante lo que pasó o quién fue el culpable. Lo que, desde esta mirada importa mas, es que vamos a hacer con eso? o ¿quién voy a ser yo con eso?
Muchas veces dentro de las organizaciones y por qué no dentro de nuestro hogar, perdemos mucho tiempo buscando culpables y lo que necesitamos es buscar responsables o sea personas que frente a lo sucedido tengan capacidad de responder.

Nuestro lenguaje forma nuestras vidas
y hechiza nuestro pensamiento»
Albert Einstein

Confundimos la palabra culpable con responsable y como dice Echeverría: en el lenguaje cada palabra crea una realidad diferente. Culpable puede que sea la persona que lo hizo, pero responsable es la que se va a hacer cargo de eso, la que va a tener una respuesta para lo ocurrido.
El tema es que por lo general nos pasamos buscando culpables esperando que ellos sean los que se hagan cargo y  esto pocas veces ocurre.
A partir de distinguir esta diferencia te pido que dejes de buscar culpables de lo que te sucede y te pongas a cargo de tu vida.
Sólo tú estás a cargo de ella!!
No podemos controlar las circunstancias.
No podemos controlar a las personas ni a sus comportamientos.
Solo podemos controlar nuestros pensamientos, actitudes y acciones

Solo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento:
Eres tú mismo.
Tú eres el único que puede cambiar tu vida….
¿Tú quieres tener resultados?
¿O quieres tener excusas, explicaciones, razones, motivos, historias, etc?

Publicado en 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *