#489 Stop

Hace mucho tiempo en la feria de una villa lejana el sabio Baal Shem Tov vio a  un hombre corriendo de un lado a otro. Corría y corría sin parar.
Poniéndose frente a él, le preguntó:
¿Para qué corres tanto?
Y el hombre le contestó: para conseguir mi sustento!
¿Y tienes mucho sustento?
¿Funciona que corras tanto?
No, de ninguna manera, por eso corro y corro.
Entonces el Baal Shem Tov le dijo:
Quizás tu sustento no esté frente a tí.
¿Por qué no buscas ir mas despacio o quedarte quieto en un lugar?
Quizás el sustento te alcance a ti…

Estamos en una época especial. En casi todos los hogares nos estamos preparando para las fiestas
Navidad o Januka, fiestas al fin. Se nos acerca el fin de un año o el fin de un ciclo al menos.
Y me parece que este es un buen momento para preguntarnos:
¿Para qué corremos tanto?
¿Qué persigues cuando corres?
¿Qué pensamos que pasaría si dejáramos de correr e hiciéramos las cosas mas despacio?
¿Creemos que corriendo hacemos más?
Pero yo te pregunto: ¿Hacemos mejor?
Hay veces que las cosas tienen un proceso o llevan un tiempo y no porque nosotros intentemos acelerarlas sucederán antes.

Qué sentido tiene correr
cuando ni siquiera sabemos
si estamos en la carretera equivocada.

¿Qué perdemos cuando corremos?

Quizás no nos damos cuenta pero considero que nos perdemos la vida.
Si, la vida, que es lo que pasa a nuestro alrededor mientras corremos.
Nos perdemos el disfrute y también, muchas veces, nos perdemos oportunidades que están ahí, cerca nuestro, pero no podemos verlas porque estamos corriendo.
Dejamos de ver señales, dejamos de escuchar….
Estamos muy apurados por llegar a algún lugar como si llegar fuera lo importante en lugar del camino.
Considero que también al correr perdemos contacto con nosotros mismos.

Deja de correr
que hasta los sueños se cansan.

Mi propuesta, querido lector es inspirarte a pensar qué pasaría en tu vida si fueras mas despacio?
¿Si disfrutaras más?
¿Si pensaras en el significado de las señales que el Universo te muestra?
¿Si hicieras mas importante el camino que el destino?
¿Si te cuidaras mas?
¿Has visto como han aumentado las estadísticas de las enfermedades a causa del estrés?

 A veces es bueno detenerse
Quizás para saber quién lo persigue a uno.

Es un momento del año en que nos estamos  preparando para celebrar la vida y hacer planes para el futuro
¿Qué es lo que queremos para el próximo año y qué es lo que no queremos mas?
¿Tienes ganas de seguir corriendo?
¿Te funciona correr?
Parafraseando al Baal Shem Tov:
¿Por qué no buscas ir mas despacio o quedarte quieto en un lugar?
Quizás lo que buscas te alcance a ti…

No por mucho madrugar
amanece mas temprano.

Quien mucho abarca, poco aprieta
A su tiempo maduran las brevas.

Mucho ruido y pocas nueces.

Más vale maña que fuerza.

Publicado en 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *